Editoriales Anteriores

Octubre 06, 2007

 

Tras varios meses de intensas coordinaciones, finalmente se hizo realidad el esperado reencuentro de nuestra promoción.

El reto era grande, y creo que lo pasamos con nota aprobatoria. Algunas cosas salieron muy bien, otras no tanto (tal vez por intentar cristalizar muchas ideas nuevas, como la del reencuentro virtual por ejemplo), pero la experiencia en general nos sirve de mucho con miras hacia el futuro.

Nunca antes se había logrado reunir en un mismo lugar a tantos compañeros desde la Fiesta de Promoción. Amigos radicados en Lima, provincia y en el extranjero. Todos juntos por unas cuantas horas, con la finalidad de volver a compartir momentos entre nosotros. ¡Y que momentos! Mucha emoción de reencontrarnos con rostros que no veiamos en muchísimos años, algunos inclusive desde quinto de secundaria. Cómo no destacar el momento en que Miss Gloria pasó lista a todos y cada uno de los asistentes, llamando la atención a los revoltosos de siempre (Cecy Fernández, "Nacho" Arrese, Patricia Shack, etc). También inolvidables los momentos de la difusión del video conmemorativo por esta fecha tan singular... En fin. Todo esto, y mucho más, se encuentra resumido en la sección 20º Aniversario. Esperamos que disfruten del contenido y que sea tomado en cuenta sobretodo por aquellos que se lo perdieron. Con ellos, y con todos los integrantes de la promoción en general, esperamos reunirnos en el 2012, con ocasión de nuestras Bodas de Plata.

Cambiando radicalmente de tema, no podemos dejar de hablar sobre el sensible fallecimiento de quien en vida fue Don Juan León Lara. Más conocido por nosotros simplemente como Don Juan. Todos nos sorprendiamos cada año cuando íbamos al aniversario del colegio y lo veiamos siempre igual, bien parado e inagotable, como si el tiempo no existiera para él. Nos cuesta aún creer que no lo veremos más por las diversas instalaciones de nuestra Alma Mater, aunque en nuestra memoria permanecerá como un ser inmortal. Es cierto que muchos no siempre estuvimos de acuerdo con algunas de sus decisiones o puntos de vista, pero nadie puede negar que él fue uno de los que contribuyó en nuestra formación como hombres y mujeres de bien que somos hoy en día. Definitivamente lo vamos a extrañar. Descanse en paz, maestro.

Bueno, es todo por el momento. No olviden que siempre estamos atentos a cualquier observación, crítica y/o sugerencia, así que no dejen de escribirnos. Un fuerte abrazo y...

¡Hasta la Próxima!.

Escrito por Erwin Zarria