Editoriales Anteriores

Julio 14, 1998

 

Hace unos días culminó la fiesta más grande del Futbol, el Campeonato Mundial. Lo ganó Francia, con toda justicia, pues aquel Domingo 12 de Julio de 1998 decidió que la mejor manera de ganarle al campeón vigente, Brasil, era jugando futbol. Si señores, FUTBOL. Decidió no ser avaro en su juego, hacer pesar su condición de local, y demostrar que era un equipo capaz de ganar la corona más importante de este gran deporte. Por esto, simplemente por esto, le damos gracias a Dios porque, al fin, la final del Campeonato Mundial nos halla brindado un espectaculo que no veíamos desde aquel lejano 1986...

Aquel Mundial de Maradona... ¡La Mano de Dios ante Inglaterra! ¡El penal que Zico falló ante Francia en el mejor partido mundialista que hallamos visto!. En fin, como olvidar todo lo que se vió y dijo en aquel mundial de México. Nosotros estábamos cursando nuestro Cuarto Año de Secundaria, y el interés por aquel campeonato era impresionante. Y como no iba a serlo, si aquel ha resultado ser el mejor mundial que hemos visto desde 1982 hasta el de 1998. Recuerdo aquel Miercoles de Julio, cuando el Teacher Tan anunciaba la clasificación de Alemania a la final, luego de vencer a la Francia de Platini. Que tristeza nos envolvió aquella tarde. Pero si hablamos de tristezas, nada se compara con la de 1982...

¡Pe-rú, España 82!... ¿recuerdan la tonadita aquella?. Se volvió muy popular desde las Eliminatorias de 1981 hasta el mundial español. Aquellos partidos nunca podré olvidarlos. Sobretodo por que gracias a ellos tuvimos virtuales feriados, durante los cuales todos los del colegio nos reuniamos ante los diferentes televisores que se instalaron, para ver las incidencias de cada encuentro. Estaba aquel del auditorio, y el ubicado en el aula frente a la antigua Sala de Profesores (sobre nuestros salones de Sexto Grado de Primaria). En este último fuimos testigos del glorioso empate ante Italia 1-1 (¡Cómo gritamos con el golazo del Panadero Diaz a los 39 del Segundo Tiempo!), y de la catástrofe ante Polonia (5-1). ¿Y cuántos de ustedes se tiraron la pera durante aquellos días?. Yo falté el día del partido con Camerún (0-0), pero como luego me contaron lo del ambiente festivo dentro del colegio durante los partidos, los otros dos ya los vi con la gente de nuestra Alma Mater. En fin, ojalá que aquellos días mundialistas podamos pronto revivirlos, estando presentes en un próximo Campeonato... aunque ya no será lo mismo, ¿verdad?.

Bueno, es todo por ahora. ¡Ah!, un gran saludo de cumpleaños para nuestro gran amigo Jaime Chang, que cumple 27 el próximo 29 de Julio (aunque Liliana Wong nos dice que es el 27). ¡Felicidades, Jaimito!.

Y ahora sí, me despido una vez más, invitándolos a participar de nuestra página, planteándonos sugerencias, firmando el Guestbook, y enviándonos todos aquellos artículos que deseen publicar en este Web Site, el de la Generación de 1987.

¡Hasta la Próxima!.

Escrito por Erwin Zarria